Rotura de menisco

Google+0Facebook0Twitter0

Un menisco roto es una de las lesiones de rodilla más común. Cualquier actividad que haga torcer o girar con fuerza la rodilla, sobre todo al poner la presión del peso sobre ella, puede llevar a una rotura de menisco.

Menisco rotoCada una de las rodillas tiene dos meniscos, en forma de C, que son dos pedazos de cartílago que actúan como un amortiguador entre la tibia y el fémur. Un menisco roto provoca dolor, hinchazón y rigidez. Da la sensación que la rodilla se va a colapsar.

El tratamiento conservador, como el descanso, el hielo y la medicación a veces es suficiente para aliviar el dolor de una rotura de menisco y con el tiempo sana por sí solo. En otros casos, sin embargo, una rotura de menisco requiere reparación quirúrgica.

Síntomas

Los síntomas de la rotura de menisco son sensación de dolor, hinchazón o rigidez en la rodilla. Leer más acerca de los síntomas de la rotura de menisco.

Causas

Las causas de la rotura de menisco pueden ser movimientos bruscos o giros repentinos de rodilla aunque puede provenir de otras actividades. Leer más acerca de las causas de la rotura de menisco.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo principales son las actividades violentas y los movimientos bruscos, así como los deportes de contacto. Leer más acerca de los factores de riesgo de la rotura de menisco.

Complicaciones

Un menisco roto puede traer complicaciones como dolor de rodilla, incapacidad para mover la rodilla o osteoartritis. Leer más acerca de las complicaciones de la rotura de menisco.

Intervención quirúrgica

Si el desgarro meniscal es más severo, es muy posible que sean necesarios procedimientos de cirugía artroscópica para arreglar la lesión. Leer más acerca de la intervención quirúrgica de la rotura de menisco.

Prevención

La rotura de menisco se puede prevenir realizando ejercicios apropiados y usar ropa adecuada. Leer más acerca de la prevención de la rotura de menisco.

Google+0Facebook0Twitter0

¿No encuentras lo que buscas? Búscalo aquí