Menisco interno

Google+0Facebook0Twitter0

En cada rodilla hay dos meniscos cartilaginosos que tienen forma de media luna. Se encuentran en los bordes interior y exterior de la parte superior de la tibia. Funcionan como dos amortiguadores de la rodilla y distribuyen el peso entre el fémur y la tibia.

El menisco más propenso a lesionarse es el interno ya que está conectado a la cápsula articular y al ligamento colateral de forma que tiene una movilidad más reducida.

Los impactos desde la superficie exterior de la rodilla pueden fácilmente lesionar el menisco interno. también se asocian las lesiones de menisco interno a lesiones del ligamento cruzado anterior. Estas y otras circunstancias como la torsión de la rodilla o degeneraciones asociadas a la edad pueden provocar una rotura del menisco interno. En casos graves se necesita cirugía para solventarlo.

Google+0Facebook0Twitter0

¿No encuentras lo que buscas? Búscalo aquí